Nuevo Mapa

La Guitarra del Santana

La guitarra del Santana vibra como el rabo recién cortado de un lagarto; vibra como una lengua torcida, como las caderas de Shakira, vibra como el pecado feraz. La guitarra del Santana vibra como vibran los cuerpos desnudos al roce de una mano, hundiendo la costumbre en el olvido.

TetaespaaLástima que tantos cristianos nieguen guitarras y caricias y sean capaces de dañar lo que deberían estar mimando. Como los Roucos de España que arañan con pancartas la teta de nuestro estado laico exigiendo que produzca leche con cacao en nombre de la tradición.

Pero la leche es terca, terca y blanca como su teta; blanca y laica. Y el cacao de la religión tal vez resulte agradable pero no brota de esta teta.

Al César lo que es del César, amigo; la religión a las Iglesias. Y el pecado, ay... el pecado dejádselo todito a la guitarra del Santana.

Comentarios